domingo, 26 de febrero de 2017

Mosca mediterránea de la fruta (Ceratitis capitata)

Actualizada con nuevas fotos de Pepe Marín

Mosca mediterránea de la fruta
Ceratitis capitata (Wiedemann, 1.824)
En medio urbano (6-01-2008)
Sobre un higo entre las hojas de una higuera (23-05-2009)
 En la Charca de Suárez de Motril (9-06-2012). Fotos Pepe Marín
En la vivienda de Pepe Marín, MotrilFoto Pepe Marín (15-06-2014)
Larva en una naranja en vivienda del fotógrafo (24-02-2017)
Fotos Pepe Marín

Reino: Animalia
Filo: Arthropoda 
Clase: Insecta
Orden: Diptera
Familia: Tephritidae
Género: Ceratitis 
Especie: Ceratitis capitata

El insecto adulto tiene unos 4-5 mm. de longitud. Su tórax es gris con manchas negras y largos pelos. El abdomen presenta franjas dorsales amarillas y grises. Las alas son irisadas con zonas de aspecto ahumado. La hembra se diferencia del macho por tener un prominente oviscapto. 

hábitat principalmente cultivos de frutales, como cítricos, frutales de hueso y frutales de pepita.

distribución originaria de la Costa Occidental de África, desde donde se ha extendido a otras zonas templadas, subtropicales y tropicales de los dos hemisferios. Es considerada como especie cosmopolita, por su dispersión debida al transporte de productos realizado por el hombre. En España se distribuye por toda la zona Sur y Levante, alcanzando si las condiciones son óptimas regiones situadas más hacia el interior. 

las plagas y su control la especie llega a constituir autenticas plagas en los frutales. Al llegar la primavera aparecen los adultos, acudiendo a los frutales de maduración temprana (albaricoques, nísperos, ...), las hembras clavan el ovipositor en ellos y depositan entre 5 y 10 huevos. Después van a otros frutos, pudiendo realizar varias puestas hasta un número total de 300-400 huevos. Cuando las temperaturas son favorables los huevos eclosionan rápidamente y las pequeñas larvas penetran hacia el interior del fruto para alimentarse de la pulpa. Los frutos atacados caen al suelo y la larva sale del mismo para pupar bajo tierra, originando nuevos adultos. Las generaciones se van sucediendo, afectando ya en verano a melocotones y demás frutales de hueso, luego a los frutales de pepita, higos, caqui, después a la vid, y por último a los cítricos más tempranos, clementina precoz por ejemplo, a partir de octubre A partir de noviembre con la bajada de temperaturas cesa en gran medida su actividad, para reaparecer de nuevo al finales del invierno, completando así su ciclo de vida. El número de generaciones anuales depende de las temperaturas, así en las zonas de clima suave puede completar de 6-8 generaciones al año.

Actualmente se utilizan métodos ecológicos para el control de las plagas, para ello se colocar trampas en los árboles con atrayentes alimentarios sintéticos para las hembras (acetato amónico, putrescina y trimetilamina), logrando así controlar eficazmente la plaga hasta el momento de la cosecha. También se han utilizado trapas con feromonas para las captura de machos, impidiendo así puedan fecundar a las hembras. Otro método utilizado es la lucha autocida que consiste en la liberación masiva de machos criados en laboratorio que han sido esterilizados mediante radiaciones. Estos machos que han sido esterilizados y combaten con los machos normales y se cruzan con las hembras, que no dan descendencia. Pero la aplicación de esta técnica no han dado los resultados esperados y no es utilizada en la actualidad.

De los "métodos químicos convencionales", que además de caros son perjudiciales para la fauna auxiliar, dicho de otra forma "para todo bicho viviente", no nos ocupamos aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario